El cine según Hithcock (III)

Rubia, parece que volamos sobre un río.

***

Alfred Hitchcock […] Si el sexo es demasiado llamativo y demasiado evidente, no hay suspense. ¿Por qué razón elijo actrices rubias y sofisticadas? Buscamos mujeres de mundo, verdaderas damas que se transforman en prostitutas en el dormitorio. La pobre Marilyn Monroe tenía el sexo inscrito en todos los rasgos de su persona, como Brigitte Bardot, lo que no resulta muy delicado.

François Truffaut Es decir, usted desea ante todo, conservar una paradoja: ¿mucha reserva aparente y mucho temperamento en la intimidad?

A.H. Sí. […] El sexo no debe ostentarse. Una muchacha inglesa, con su aspecto de institutriz, es capaz de montar en un taxi con usted y, ante su sorpresa, desabrocharle la bragueta.

F.T. […] Me parece que al público masculino le gustan las mujeres de aspecto muy carnal y esto queda confirmado por ciertas mujeres que siempre llegaron a ser estrellas, aunque sólo rodaban casi siempre malos films, como Jane Russell, Marilyn Monroe, Sophia Loren, Brigitte Bardot; me parece, por tanto, que la gran masa del público aprecia el sexo evidente o, como usted dice, “inscrito en el rostro”.

A.H. Es posible, pero usted mismo dice que no pueden rodar más que películas malas. ¿Por qué? Porque con ellas no puede haber sorpresa, y por tanto, buenas escenas; no se produce con ellas el descubrimiento del sexo. Observe el comienzo de To Catch a Thief. Fotografíe a Grace Kelly impasible, fría, y casi siempre la presento de perfil, con una aire clásico, muy hermosa y muy glacial. Pero cuando circula por los pasillos del hotel y Cary Grant la acompaña hasta la puerta de su habitación, ¿qué hace? Hunde directamente sus labios en los del hombre.

F.T […] esa teoría del erotismo helado es algo que usted consigue imponer a pesar de la inclinación natural del público, al que le gusta ver de entrada muchachas fáciles.

A.H. Quizá, pero no olvide que, un vez el film terminado, el público está contento.

F.T. No lo olvido, pero, sin embargo, me arriesgo a exponer una hipótesis: ¿no cree que este aspecto de sus películas satisface tal vez más al público femenino que al masculino?

A.H. Es posible, pero le contestaré que, en una pareja, es la mujer la que elige el film que van a ver y diré, incluso, que es ella quien decide después si el film era bueno o malo. Las mujeres pueden soportar la vulgaridad en la pantalla a condición de que no sea expresada por personas de su propio sexo.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Cine, Hitchcock, Truffaut

Una respuesta a “El cine según Hithcock (III)

  1. IT

    No es lo mismo, no. María Lapiedra es rubia, pero Torrente 4 (hay que joderse, en 3D), es sexo. Parece que el gordi de Alfred no habría elegido a esta tipa.

    Yo estoy totalmente a favor de la saga Torrente.
    Nunca he ido al cine a ver ninguna.

    Ni creo que lo haga.

    Torrente es la España del Sálvame de Luxe. Ahí lo tenemos, en pantalla grande.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s